Evo advierte que un sector del gobierno chileno busca derrocarlo y dividir al pueblo boliviano

Mensaje de error

Notice: Array to string conversion en arthemia_breadcrumb() (línea 28 de /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

La Paz, 15 de septiembre de 2018 (ABI).- El presidente Evo Morales advirtió el sábado que un sector del gobierno chileno busca derrocarlo y dividir al pueblo boliviano con el fin de seguir dilatando la resolución del centenario diferendo marítimo entre ambos países.

“Sabemos que un sector del gobierno chileno tiene dos objetivos: derrocar a Evo y dividir al pueblo boliviano. Convoco a nuestro pueblo a no prestarnos a esa conspiración. Con seguridad, nuevamente #Chile busca la dilación de temas pendientes con #Bolivia”, escribió el Jefe de Estado en su cuenta en Twitter.

Bolivia demanda que su vecino cumpla los ofrecimientos hechos a lo largo de la historia de negociar una salida soberana al océano Pacífico, que le arrebató tras una invasión y guerra en 1879.

Ese caso llegó hace cinco años a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya y el 1 de octubre se conocerá la sentencia.

“Estamos convencidos que desde el 1 de octubre será otra historia. Mi gran deseo es acabar con los temas pendientes con #Chile, y estamos seguros que podemos compartir con el Presidente (Sebastián) Piñera y no dejar pendientes para las nuevas generaciones. Somos países vecinos y hermanos”, agregó Morales en otro tuit.

A contramano, el canciller chileno Roberto Ampuero descartó negociar con Bolivia luego del fallo de la CIJ si es que se exige soberanía y, además, acusó a Morales de presumiblemente “incendiar” las relaciones entre ambos países.

“El presidente Morales no se caracterizó por ser una persona que contribuye al entendimiento de ambos países. Recuerden que fue él (Morales) quien nos llevó a la Corte Internacional de Justicia”, reprochó Ampuero, según consignó el diario El Deber.

Los últimos días, los medios transmitieron la molestia de La Moneda sobre el caso “Obligación de Negociar” que sentó a Chile ante el máximo tribunal de la humanidad.

Morales sostiene que algunas autoridades chilenas insisten en la “política de dilación” respecto al centenario reclamo de Bolivia, mientras que su país busca acceder a una salida al océano Pacífico sin “perdedores ni vencedores”.