“LA REVISTA BRASILEÑA VEJA ES RACISTA”: VICEMINISTRA ESPINOZA

Error message

Notice: Array to string conversion in arthemia_breadcrumb() (line 28 of /var/www/html/comunicacion/sites/all/themes/arthemia/template.php).

La Paz, septiembre (MC).- Cuando el gobierno boliviano resolvió soberanamente la nacionalización de los hidrocarburos, en mayo de 2006, la revista Veja del Brasil ilustró su portada con una imagen del ex presidente brasileño, Lula, de espaldas, con el sello de un puntapié en el trasero, aludiendo a que dolió el ataque urdido a Petrobras.

Este es apenas un ejemplo del tratamiento informativo sensacionalista que ofrece la revista Veja acerca de las relaciones con Bolivia, y en particular en torno a la imagen del gobierno y de su presidente Evo Morales Ayma, sostiene la viceministra de Políticas Comunicacionales, Claudia Espinoza, como conclusión de un exhaustivo análisis realizado a las ediciones desde 2006.

UN MEDIO RACISTA Y DISCRIMINADOR

El mandatario boliviano es por lo general el blanco de las pullas y burlas del medio de comunicación cuyos intereses responden a un conglomerado multimedia, y a poderosos grupos económicos que utilizan a los medios de comunicación para detentar, además, el poder político a través de la influencia que permiten.

Si el tratamiento es, por decir lo menos, “inadecuado”, la línea que sigue en sus artículos es claramente “racista, discriminadora y descalificadora”, que busca desprestigiar al Presidente del Estado. De hecho, falta a la ética periodística al no contrastar las fuentes que utiliza y al no verificar las especies que divulga, observa la Viceministra de Políticas Comunicacionales revisando más de un centenar de publicaciones con esas características.

Recurre, cada vez con más frecuencia, a la adjetivación de sus víctimas; en sus páginas bailan los líderes latinoamericanos y con especial encono los presidentes de gobiernos progresistas, como Cristina Kirchner, Hugo Chávez, Rafael Correa y, por supuesto, Evo Morales.

El líder de los movimientos indígenas del continente es calificado de “falso indio”; en tono peyorativo y despectivo, que menosprecia la capacidad del gobernante, se le tilda de “indio de araque”, y más recientemente se refiere al presidente boliviano como “llama con cerquillo”.  

VEJA Y EL “NARCOESTADO” DE BOLIVIA

Al tratamiento irrespetuoso e indignante que los mastines de Veja: Reinaldo Azevedo y Duda Teixeira dan al Presidente Evo Morales en sus artículos, se suma el desprestigio de la imagen de Bolivia, país al que considera un “narcoestado”.

Por un lado es la agresión y descalificación sistemática al mandatario, y por otro, la manipulación de noticias relacionados con el narcotráfico. Las páginas de Veja explotan esta faceta y sugieren que el Presidente Evo permite la coca para Bolivia y la cocaína para Brasil. A semejanza de la cobertura al proceso y a la política de nacionalización, o al caso de Roger Pinto Molina, que pidió asilo al gobierno brasileño, cuando abordan el tema del narcotráfico, jamás se cita a la contraparte, es decir, se ignora la realidad y la versión oficial del gobierno boliviano, el más interesado en aclarar e informar sobre la nacionalización de la lucha contra el tráfico de drogas.

Esa realidad ignorada revela, adiciona la Viceministra Espinoza, que la comunidad internacional reconoce los resultados y logros de la guerra contra el tráfico de estupefacientes. Los han reconocido Naciones Unidas, el Departamento de Estado norteamericano y hasta el New York Times, que elogió la capacidad del gobierno boliviano para reducir, sin el apoyo ni participación de la DEA, los cultivos excedentarios de hoja de coca en el Chapare y en los Yungas.

De acuerdo al análisis de la autoridad del Ministerio de Comunicación, el tratamiento periodístico de Veja mella la dignidad del presidente Evo Morales y del pueblo boliviano. Si no son sus periodistas, especialistas en temas bolivianos, los que tergiversan las noticias con versiones sesgadas, la revista brasileña reproduce artículos de otras publicaciones con un contenido que están, definitivamente, en la misma línea de Veja, establece la Viceministra Claudia Espinoza.