MORALES DESTACA LUCHA INDÍGENA EN LIBERACIÓN DE BOLIVIA Y REMARCA DESARROLLO PAULATINO CON EL PROCESO DE CAMBIO

Madrid y La Paz, 8 de diciembre (ABI).- El presidente Evo Morales destacó el sábado la lucha de los indígenas en la liberación e independencia de Bolivia y remarcó el desarrollo paulatino de su país con el proceso de cambio que encabeza desde enero de 2006, en la premier europea de la película "Insurgentes" del cineasta boliviano, Jorge Sanjinés.

El gobernante boliviano fue recibido con aplausos y vítores en instalaciones del Cine Capitol, uno de los más antiguos y más renombrados de Madrid, donde se exhibió la cinta.

Morales afirmó que el filme resume la lucha del movimiento indígena en Bolivia, y aseguró que es un aporte para refrescar la memoria y para que sirva como un impulso para que todos luchen, trabajen y gobiernen para todos y todos.

"Para buscar la igualdad, la dignidad", matizó ante un público que aplaudió de pie el discurso del primer presidente indígena de Bolivia.

Según la sinopsis, la película aborda la reconstrucción de momentos históricos cruciales en la larga lucha de los indígenas de Bolivia en procura de la recuperación de la soberanía perdida, por causa de la colonización española y la opresión de sus descendientes los criollos republicanos.

La cinta rescata del olvido oficial a varios héroes indígenas que brillaron con luz propia en esa descomunal gesta que culmina con la ascensión de un indio a la Presidencia de Bolivia.

El presidente boliviano destacó el trabajo del  director de la película, de quien dijo sus filmes estaban prohibidos en la época de las dictaduras en su país, y recordó que el sector más humillado, olvidado, discriminado, abandonado ha sido el movimiento indígena campesino, "no solamente en Bolivia sino en Latinoamérica",

En esa dirección, afirmó que Bolivia ha cambiado con relación a otras décadas desde la llegada al gobierno del movimiento indígena originario campesino que después de largos años de lucha decidió formar un instrumento político para cambiar la lucha sindical por la lucha electoral, "por la soberanía de los pueblos".

Morales llegó al gobierno en enero de 2006 tras una histórica elección y un respaldo de más del 54% que, a su juicio, fue fruto de la conciencia del pueblo boliviano.

"El sector más abandonado en la historia boliviana se organiza políticamente, electoralmente y con la conciencia del pueblo boliviano. Ahí comenzamos a diseñar nuestro Programa de Gobierno, un programa de recuperación fundamentalmente de nuestros recursos naturales, de los servicios básicos, que no pueden ser negocio privado sino de servicio público", explicó.

En esa dirección, destacó que su gobierno recibió dos mandatos: uno político, instalar la Asamblea Constituyente y otro económico, la nacionalización de los recursos naturales, particularmente de los hidrocarburos.

El gobernante boliviano afirmó que ambos mandatos se cumplieron con la implementación de la Asamblea Constituyente que redactó una nueva Constitución Política del Estado y fundó el Estado Plurinacional, donde los indígenas y otros sectores excluidos están plenamente reconocidos, con los mismos derechos que todos, y con la nacionalización de los hidrocarburos, en mayo de 2006 que, a su juicio cambio la economía boliviana, pasando de un Estado colonial mendigo a un Estado plurinacional digno.

Explicó el desarrollo paulatino de Bolivia en su gestión gubernamental que batió todos los récords históricos, con un superávit fiscal sostenido desde 2006, después de más de 60 años de déficit permanente; con el crecimiento de las reservas internacionales de 2.700 millones de dólares a casi 14.000 millones de dólares y con la inversión pública más alta de todos los tiempos, de sólo 600 millones de dólares antes en 2005 a casi 4.000 millones de dólares en 2012m¡, entre otros indicadores del crecimiento económico.

"Hay cambios profundos en la economía boliviana, aunque es imposible resolver todas las demandas, pero hay avances", remarcó al ratificar que su Gobierno trabaja para dignificar y reivindicar las aspiraciones de progreso que reclaman los bolivianos.